Better Sleep Month Q&A

Image: Bert Jacobson, Doctor en Educación Bert Jacobson, Doctor en Educación

El Dr. Bert Jacobson, investigador, profesor y vocero del Mes para Dormir Mejor 2008, responde a preguntas comunes sobre el sueño, los colchones y la productividad en el trabajo.

El Dr. Bert Jacobson dirige la Escuela de Estudios Educativos de la Universidad Oklahoma State University de donde también es profesor y tiene a su cargo el innovador estudio "Subjective Ratings of Perceived Back Pain, Stiffness and Sleep Quality Following Introduction of Medium-Firm Bedding Systems," que recientemente fuera publicado en la revista del Journal of Chiropractic Medicine, que atribuye la mejoría en el dormir a un colchón nuevo.

  1. ¿Cómo es que un colchón nuevo puede mejorar la calidad de mi sueño por la noche?
    Los problemas al dormir pueden ser ocasionados por un rango de factores que van desde la incomodidad física, el estrés y los factores del medio ambiente, hasta patologías. Para la persona ‘promedio’ mejorar la calidad de su sueño puede ser tan sencillo como obtener un nuevo colchón. Es increíble como la mayoría de las personas no creen que la vida de su colchón es limitada de la misma manera que lo es la de su auto o la de su lavadora de trastes. Según nuestra investigación, yo considero que un colchón nuevo es un factor importante para obtener un mejor sueño. Lo que descubrimos y sugerimos es que si un colchón nuevo puede mejorar significativamente la calidad del sueño, esa es una alternativa mucho más saludable que muchas otras opciones.

  2. ¿En qué aspectos de mi vida puedo esperar un cambio y/o una mejoría al dormir en un colchón nuevo?
    Lo que hemos visto en nuestros estudios es que al reemplazar un colchón viejo (de 5 años o más de uso) por uno nuevo de buena calidad y de firmeza media- firme se pueden reducir significativamente molestias como el dolor de hombro o y de espalda y la rigidez en la espalda, y se puede incrementar grandemente la calidad y la comodidad al dormir. Estos beneficios no solo fueron inmediatos sino que se mantuvieron a través del tiempo. Más aun, los estudios han demostrado que ciertos comportamientos y síntomas causados por estrés han disminuido al incrementarse la calidad del sueño lo que nos lleva a creer que la falta de sueño está asociada con el estrés. Así, al reducir el estrés, podemos esperar una mejoría en los aspectos físicos, psicológicos y emocionales de la vida.
  3. ¿Cuándo debo considerar necesario reemplazar mi colchón?
    La mayoría de los colchones vienen garantizados por el fabricante por 10, 15 o 20 años, pero esta garantía se refiere solamente a los materiales utilizados en la fabricación pero no a la estructura y soporte que brinda. Hay muchos factores que determinan el momento en el que deberíamos reemplazar nuestro colchón. Por ejemplo: ¿cuál era la calidad inicial de la cama? ¿Qué tanto pesa la persona que duerme en ella? Los individuos que pesan más ponen más estrés al sistema de apoyo del colchón, reduciendo su longevidad. Asombrosamente, la edad promedio de los colchones de las personas es de alrededor de 10 años, lo que puede representar que ha brindado más de 25,000 horas de soporte. ¡Más de 1,050 días! Yo creo que es demasiado optimista creer que un colchón puede mantener su soporte original con todo ese uso.
    Si usted está teniendo problemas para dormir, la regla es evaluar ocasionalmente la calidad de su sueño y la calidad de su colchón. Como sucede con cualquier producto de uso frecuente, los colchones necesitan ser reemplazados con regularidad. Después de cinco o siete años de uso es posible que un colchón ya no brinde la comodidad y el soporte necesarios para un descaso óptimo. El Better Sleep Council recomienda evaluar su colchón al llegar a los cinco o siete años para determinar si necesita reemplazarlo.
  4. ¿Cuántas horas de sueño necesito cada noche?
    La recomendación estándar es que todo individuo duerma ocho horas cada noche, Lo óptimo es de 7.5 a 8.5 horas. Sin embargo, en la encuesta más reciente realizada por el Better Sleep Council se descubrió que la mayoría de los estadounidenses, en un 73 por ciento, duermen solamente 7 horas o menos en una semana de trabajo. De hecho, 70 millones de estadounidenses sufren de problemas de sueño. Esa cifra ha crecido en los últimos 20 años y se espera que alcance los 100 millones de personas hacia la mitad del siglo 21. Para ayudarnos a obtener una cantidad adecuada de sueño es importante seguir un horario consistente para dormir y despertar. Aún durante el fin de semana, es importante adherirse al horario de rutina para acostarse y levantarse.
  5. ¿Impacta la falta de sueño mi capacidad de estar alerta?
    Sí, la falta de sueño afecta su capacidad para mantenerse alerta, su productividad y su habilidad para interactuar socialmente. En segundo lugar, si sus problemas al dormir están relacionados con un colchón que ya no le está brindando el soporte y la comodidad óptimos diariamente, sí, usted puede obtener un beneficio inmediato al dormir en un sistema nuevo, similar a los que utilizamos en nuestro estudio.
  6. Si estoy durmiendo menos y mi trabajo está sufriendo las consecuencias, ¿cuál es la mejor manera de regresar a un horario saludable de sueño?
    La falta de sueño definitivamente impacta nuestro rendimiento. Las limitaciones tanto mentales como en el rendimiento causadas por la falta de sueño pueden ser equivalentes a las que resultan de intoxicación por alcohol y contribuyen a una pérdida anual de millones de dólares por concepto de días no trabajados por enfermedad, ausentismo y pérdida de la productividad. Para mejorar la calidad del sueño haga ejercicio, coma bien, mantenga un horario consistente de sueño, asegúrese de que su cama le brinda la comodidad y el apoyo óptimos, y cerciórese de que el ambiente que le rodea al dormir es apropiado para lograr un buen sueño nocturno.
  7. En muchas ocasiones no puedo dormir a causa del estrés en mi vida. ¿Cómo puedo reducir ese estrés para poder dormir mejor durante la noche?
    Hay muchos métodos para reducir el estrés tales como el ejercicio, la meditación, la relajación progresiva, entre otros. Nuestro enfoque considera el hecho de que la falta de sueño está relacionada con el estrés, y no el que el estrés esté relacionado con la falta de sueño. Con base en nuestros estudios sabemos que un sueño de mejor calidad está asociado a la reducción de los síntomas de estrés y que con el tiempo es posible lograr la reducción en el estrés en conjunto con una mejoría en la calidad del sueño.
Download the Better Sleep Guide >>

Inicio : Privacidad : Sobre Nosotros : Mapa del Sitio : Contáctenos © Derechos Reservados 2008 — The Better Sleep Council